jueves, 9 de julio de 2009

Sentir, pero no sentir.

Siento el viento golpeando mis mejillas, la arena pegada a mi piel, en mi pelo, entre los dedos de mis pies; puedo oír el sonido de las olas que se deshacen en la orilla y también las que chocan contra las rocas. Miles de risas que se desvanecen entre voces. Puedo sentir a las gaviotas sobre volando el mar. Y las hojas de las palmeras bailando al compás de la suave brisa. Puedo sentir tanto... y a la vez tan poco. ¿Es increíble verdad? Pero así es. No puedo sentir lo que más ansío. Lo que más deseo. No puedo sentirte a ti. Y ahora mismo, eso es lo que necesito. Necesito una dosis urgente de tu sonrisa, de tus te quiero.

6 comentarios:

La Caperucita que se comió al lobo. dijo...

Tienes razón, es raro sentir pero no sentir eso que queremos sentir.

un beso :*
Cuidate.

Atareada dijo...

No se como llegue aca, pero me gusta el blog. Un beso!

Galia Bóveda dijo...

Acabo de encontrar tu blog y me ha encantado. Te seguiré a partir de ahora. Se respira mucha paz por aquí.
Un beso,

Galia.

Juan dijo...

Gracias por apuntarte, te estoy leyendo y seguire haciendolo. Es sorprendente que una chica tan joven como tu tenga ya las cosas tan claras y esos sentimientos tan maravillosos hacia otra persona. Todo mejorara con el paso del tiempo. Un besazo y @nimo.

Ayla dijo...

Has creado un rincón lleno de sensibilidad y dulzura. Me gusta la sensación de paz que se respira aquí, con la suavidad de los colores de tus fotos y la simplicidad del fondo.
Gris sobre blanco, pero con un mundo lleno de color.
Gracias por tu visita, eres bienvenida.

Peter_Pan dijo...

demasiado dificil es encontrarlo cuando todo lo que para ti era lo mejor de tu vida se convierte en lo peor, a mi tambn me gusta tu blog. te sigo

besos natalia ^^